EFE| Ripley, especialista en asombrar, quiere mostrar sus tesoros en Latinoamérica

Ripley Entertainment, el emporio creado a partir de la popular historieta “Believe It or Not!” (Aunque usted no lo crea), se propone mostrar en 2017 a América Latina parte de su colección de objetos extraordinarios.

Mateo-Blanco-Edward-Meyer-Art-Ripley's

Edward Meyer, vicepresidente de Exposiciones y Archivos del grupo fundado por Robert Ripley (1890-1949) hace 98 años, compró 78 objetos fuera de lo común en un recorrido por Medellín, Cartagena de Indias y Bogotá.

Según dijo a Efe, la adquisición más valiosa fue un lote de 60 pinturas del tamaño de la cabeza de un alfiler hechas en los años 50 del siglo pasado por Ernesto Avilez Zambrano, quien a diferencia de los miniaturistas de hoy en día no usaba microscopio para pintar.

“Son muy hermosas. Las obras pertenecieron a (José María) Escrivá de Balaguer, el fundador del Opus Dei, y estaban en manos de una familia colombiana”, dijo el artista plástico y tenor Mateo Blanco, portavoz para asuntos relativos a América Latina de Ripley Entertainment y cuyas obras, hechas en materiales como pelo de perro, chocolate o maní, forman parte de las colecciones del grupo.

Avilez Zambrano pintaba sobre las cabezas de los alfileres paisajes, escenas de corridas de toros, edificios y hasta el escudo de Colombia. Todo ello se puede apreciar a simple vista, pero cuando estas obras se exhiban se ofrecerán lupas al público.

Meyer lleva casi 40 años recorriendo el mundo en busca de objetos insólitos, como lo hacía hasta su muerte en 1949 el dibujante Robert Ripley, quien supo captar el interés del ser humano por lo extraordinario en unas viñetas que se publicaban y divulgaban en medios de todo el mundo.

Hoy Ripley Entertainment, propiedad de un grupo canadiense, cuenta con 95 atracciones en una decena de países que son visitadas por más de 14 millones de personas al año, según dice su página web.

Todas cumplen con los propósitos de educar y entretener que han marcado la actividad de este grupo empresarial desde sus inicios.

En el mundo hay 32 Odditoriums (de odd, rareza en inglés) de Ripley, cada uno con unos 500 objetos que son cambiados periódicamente para mantener la capacidad de asombrar, otra característica de Ripley.

Solo hay tres Odditoriums en América Latina y los tres están en México (Guadalajara, Veracruz y México D.F.), pero Ripley también organiza exposiciones temporales en museos y otros recintos.

Meyer dijo a Efe que para este año tienen planeada una exposición temporal en la capital de Colombia, que puede ser luego llevada a otras ciudades del país, y ya están pensando en futuras exhibiciones en Chile, Argentina y Brasil. En 2017 una de las atracciones de Ripley llegará a América Latina, según el directivo.

Ripley compró también en Colombia máscaras de los indios del Amazonas y objetos de artesanía de pueblos indígenas del Pacífico, además de pinturas de Zuly Sanguino, una artista sin brazos ni piernas que pinta con la boca, y de Sandra Díaz, que recrea en papel toalla la variada flora y fauna del país.

El objeto más valioso de todos los que Ripley ha atesorado a lo largo de sus casi 100 años de historia es un Rolls Royce que perteneció a John Lennon, y el más raro, un elefante disecado que tiene dos trompas.

El ex-Beatle asesinado no es el único personaje mundialmente conocido del que Ripley posee algún objeto. La lista incluye a George Washington, padre de la independencia de EE.UU., y al presidente Abraham Lincoln y también a Frank Sinatra, Marilyn Monroe, Michael Jackson y Elvis Presley, entre otros muchos.

“Lo más importante es educar de una manera divertida”, dice Meyer.

En Colombia Meyer y Blanco, autor de un retrato de Jennifer Lawrence hecho con más de 10.000 granos de maní que está en exhibición en el Museo Slugger de Louisville (Kentucky), descubrieron algo que no es un objeto pero es tanto o más valioso.

El premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, máximo exponente del “realismo mágico”, fue un asiduo lector de la historieta “Believe It or Not!” y escribió el obituario de Robert Ripley para el diario El Universal de Cartagena de Indias, en 1949.

“Pasará mucho tiempo antes de que el mundo se olvide de su nombre, porque su valor simbólico tiene que perdurar mucho más allá del día en que la humanidad empiece a convenir en que existen muchas más cosas de la que ella es capaz de conocer”, escribió quien llegaría a ser uno de los mejores escritores del mundo.

© 2016 Agencia EFE. Todos los derechos reservados

Boxmov| MUSEO RIPLEY´S DESCUBRIÓ LO INCREÍBLE DE COLOMBIA

Mateo-Blanco-Edward-Meyer-Colombia-Art
El recorrido en Colombia que realizaron Edward Meyer, Vicepresidente de Archivos y Exhibiciones, junto al artista colombiano Mateo Blanco, les tomó semana y media visitando tres ciudades del país: Bogotá, Medellín y Cartagena.
 El objetivo de su visita era adquirir objetos extraordinarios que pudieran ser parte de algunos de sus 32 museos ubicados en 10 países del mundo, en esa búsqueda dos mujeres colombianas se destacaron consiguiendo que Meyer les comprara en total 15 de sus obras artísticas. Y es que sus creaciones obedecían a la premisa del museo: "Aunque usted no lo crea", la primera en conseguirlo fue la bogotana Sully Sanguino que pinta con la boca porque no tiene pies y manos; la segunda fue Sandra Díaz una cartagenera que pinta con marcadores sobre servilletas en los ratos libres que le quedan en su cargo como secretaria.
 La tradición colombiana también fue protagonista en esta aventura, máscaras de yagé y artesanías en werrengue serán expuestas en sus museos. Pero tal vez lo más sorprendente fue el descubrimiento de varios textos que comprueban la admiración que el Nobel Gabriel García Márquez profesaba al entonces explorador y caricaturista Robert Ripley, creador de los museos. Fue gracias al periodista Gustavo Tatis que conocieron un artículo escrito por García Márquez el día de la muerte de Ripley.
 Las historias de la reciente visita a Colombia son muchas más: un hombre que intentó venderles una piedra cuya conformación natural mostraría, en apariencia, la cara de un alienígena. Un feto humano de dos cabezas que esta exhibido en el Museo de ciencias naturales del Instituto Tecnológico Metropolitano de Medellín, que no les permitieron comprar. Un gato con 6 patas y dos colas conservado en formol, competencia de cuyes en el septimazo, obras pintadas sobre la cabeza de un alfiler y las momias de San Bernardo, entre otras.
"Deseo volver a Colombia en noviembre con una exhibición que reúna algunas de nuestras obras, más las que adquirimos en esta visita. Quiero que los colombianos, que fueron excelentes anfitriones, conozcan nuestro trabajo. En Ripley´s conocimos un poco de su cultura, gastronomía y personajes que dejé registrados diariamente en nuestra página", asegura Edward Meyer.
Template Design © Joomla Templates by GavickPro. All Rights Reserved.